Cetáceo

Cetáceo es el sobrino del general Resóplez a la vez que su ayudante. Retorcido y pedante oficial de carrera que todo lo repite de memoria según los textos y manuales militares. Intenta, de forma inútil, aplicar los movimientos clásicos de academia contra la guerra de guerrillas que hacen los insurrectos cubanos. Muy dado a beber vino o tomar café.

El personaje surge para el primer largo y se queda para siempre. Como resultado, seguiría apareciendo en los cortometrajes y también pasaría a la historieta. En esta primera película, aparece como el pretendiente deseado por el tío de María Silvia para ella, pero su arrogancia no tuvo el menor éxito en los afectos de la joven. No obstante, en Elpidio Valdés ataca Jutía Dulce (1988), es donde Catáceo más despliega su altanera erudición, mencionando todos los nombres y términos científicos de las armas, y con ello, luce su sello más personal.

Posteriormente, otra de sus apariciones centrales es en Elpidio Valdés contra los lanceros (1988) donde dirige una caballería femenina de élite que viene a reforzar al diezmado batallón de Resóplez. Junto al Landaluze, se le encargan varias misiones como custodiar a los recién capturados Elpidio Valdés y Palmiche, acabar con las fuerzas mambisas que han sido rodeadas, y proteger los restos de la abuela de Weyler, entre otras.

Curiosidades sobre Cetáceo

Un dato poco conocido es el surgimiento de su nombre. Su patronímico parte del recuerdo de la suegra gallega de Padrón sobre un pescador de su aldea (Sanxenxo) que le había puesto a su hijo Cetáceo.

Finalmente, la voz del personaje es resultado de la imitación de Frank González de un actor –algo pedante- de la televisión cubana de los años ‘50 que silbaba las Eses. Durante un error en una grabación, Padrón decidió que el personaje a menudo trastocara palabras sin perder su acento de ser superior: “cañiesmósneslos, cañonéslesmos… o sea… que le tiremos con los cañones”.

error: